Hablar sobre hablar

Siempre hay posibilidades de crecer, de encontrar nuevas y mejores formas de compartir nuestros conocimientos.

El hablar en público es una excelente oportunidad para aventar – en una charla- todos nuestros demonios y ángeles, de dar nuestra voz al universo para que encuentre sus opuestos y ocurra esa mágia.

Cuando se tengan posibilidades hay que visualizar, encontrar el tiempo justo (bueno un poco menos), hay que practicar para poder agregar la pasión del caso.

Hay que volar en pequeños pedazos de alma para compartir cuando hablamos de hablar.

Anuncios

Las nubes

a doña Paloma

Las nubes se fueron a pasear, andaban en Orión y a Cirrus se le ocurrió jugar en un planeta azul, nunca imaginarían que con un hechizo quedarían encerradas en este lugar que tan amigable se veía.

Las nubes se fueron a pasear y se quedaron sin darse cuenta dormidas. La noche no las dejó escapar, iban cumulonimbos agarradita de la mano de cúmulos, jugaban a la rueda se San Miguel cuando todo ocurrió.

Las nubes se fueron a pasear volaban de mercurio ha júpiter hasta que de pronto les dio hambre y llegaron a un lugar donde encontraron muchos océanos, bebieron hasta que ya no pudieron moverse, quedaron inflamadas de la panza los estratocúmulos y los nimbostratos.

Y así después llegaron desde Andrómeda cabalgando un centauro los estratos, altostratos, altocúmulos, cirrostratos y los cirrocúmulos.

Ellas tan libres quedaron enamoradas de la tranquilidad de este planeta que les ofrecía sus servicios: agua y viento.

Y así andan vagando por la tierra llenando de vida a los desiertos y de alegría con su blancura a los niños que salen los domingos que salen a jugar la pelota.

Y así como un hechizo mágico cumulus, quedatus quietus nimbustratos o cirrostratos donde no tendrás agua ni viento y te esfumarás.

 

 

.

de las filias

quizás hay cosas en las que encuentro diversión y tranquilidad, una de ellas es estar presente en el aquí y ahora, otra es divertirme creando nuevos mundos en las diferentes formas que existen (escribir puede ser una constante).

quizás nunca me detenga y encuentre sentido a escribir y a escribir y a escribir y así.

quizás la música clásica llegue a las profundidades de las fibras de los músculos donde recuden las alegrías mas exquisitas y los viajes a refrigeradores donde abundan los quesos y la cerveza.

quizás sea la cumbia que se escucha en el camión que me lleva a símbolos patrios o el correr por las montañas donde el güiro se escucha y la creación de nuevas tlayudas con tasajo y poesías.

quizás el mundo que hemos construido sea el que me llena de ilusiones cuando las niñas duermen y abrace mis miedos cuando despierto.

quizás mi gusto es amar sin saber cómo, quizás mi filia más grande es la sonrisa perenne de la humanidad…quizás.