mis grandes dramas

Mis grandes dramas llegan cuando la lluvia no cesa de recorrer tu cuerpo desnudo y todo quisiera que fuera como yo decido.

Olvido que las gardenias florecen también cuando sonrio y que la vida flluye con nuestras reapiraciones.

Mis dramas llegan cuando pienso que el río no me escucha y que las nubes me han dejado.