Exposición: Imperfecciones

 

La imagen puede contener: texto

María Paloma busca en esta- su segunda exposición- mostrar la belleza dentro de la imperfección de los rostros humanos.

Mujeres, jovenes, niñas, que van transitando en los desconciertos del acontecer diario. La diversidad es imperfección, la más alta divinidad, en el encuentro entre disímiles.

El amor mayor radica en el desperfecto

imperfección es igual a caos

en la naturaleza de los rostros humanos

que cambian, que reaccionan, que se pierden en el abismo de su propio transitar

búsquedas constantes

los rostros se transfiguran.

Los invitamos a conocer la obra más reciente de María Paloma, el martes 15 de agosto de 2017 a las 6PM en Oscuro Brebaje Alameda.

El gato- mi gato

El gato- mi gato

El gato, mi gato

Salta por todas las azoteas

Busca en el pasado

Respuestas a sus largos bigotes

Rebota por todas las esquinas y

Sigue caminando esplendoroso sobre la barda

Con su mirada fija en el horizonte a un encuentro con el sol.

 

A veces juega con bolas de estambre y se enreda

Y su mundo se nubla

Y se cae del tejado

Y se vuelve a levantar

 

El gato, mi gato

Es rayado, amarillo, negro…de tantos colores.

Asustadizo, inteligente, saltarín, tímido,

De una memoria excelsa, calculador, continuamente pacífico,

Practicante de la yoga y corredor intrépido

(como toda su especie)

detrás de roedores exquisitos – y no tanto.

 

A veces se distrae con cualquier cosita,

la rama de una araucaria o de una ceiba,

la última trumperia del Sr. Del Flequillo rojo,

alguna nube pasajera y el saltar de los grillos oaxaqueños.

Recorre la vida envalentonado,

se mete a callejones rodeados de

tremendos canes y no se asusta con la piedras

que le lanzan en el mercado

después de robar un pescadito.

 

El gato, mi gato

Se tropieza con una piedrita

o con enormes murallas, se levanta,

siempre,

con una gran sonrisa del tamaño de la luna

y así anda buscando lugar entre los espacios humanos.

 

Le fascinan los tangos de Astor Piazzolla y

se pone de puntitas cuando escucha las 4 Suites para Chelo de Bach,

danza como una bailarina profesional en el  parque y

encuentra satisfacción en el olor de las mujeres elegantes.

 

El gato, mi gato

Siempre trabaja, es creativo,

se sienta a escribir mientras yo descanso,

examina, analiza, sintetiza, edita, publica, es mi gato.

 

Desayuna siempre ilusiones,

tiene impresiones perfectas de

realidades desconocidas

El gato,

el  Felis silvestris catus,

es quien se encarga de mí,

me conduce en el mundo con mi ceguera invisible al ojo humano,

es el pequeño lazarillo que me advierte de los peligros

que asechan en la intemperie,

externa e interna.

 

Mi gato,

mi minino,

michino,

micho,

mizo,

miz,

morrongo,

morroño, mi catus.

 

Anda por ahí

Tumbándose

Lanzándose sin paracaídas

Dando piruetas como gimnasta chino por los aires para caer parado

Y recibir una gran ovación de hormigas que lo observan en las olimpiadas  cotidianas que acontecen en el patio de la casa.

El gato, mi gato

No tiene forma, pero no es encantador

Es mi conciencia

Imperfecta

Que maúlla

A diario

El gato, mi gato.

 

aullidos

aullidos se escuhan por todos lados

el mezcal.se.acabó

llegarás en cualquier momento

Los niños.duermen y las brujas llenan las calles de aullidos

Los castillos esperan la llegada de los gatos

La honestidad está.en deficit permanente

Los libros esperan lectores ávidos de enfrijoladas literarias con queso oaxaca

Las escobas bajan con brujas atolondradas.

Mientras buscas en.la hoguera recuerdos morados

Los gatos siguen volando y las piernas buscan descansar

Odas al oscuro brebaje -4-

Los oscuros brebajes
transitan por debajo del mundo visible
te van carcomiendo los huesos
van alertando tus sentidos
te despiertan humanidad
arrancan poco a poco las vestiduras
y te dejan como loco, como Gibran Jalil, desnudo
frente al mundo
irónico: transparente
el oscuro brebaje
destapa tú ser único
tu esencia
lo malo: lo bueno
lo natural: lo superficial
el oscuro brebaje es blanco
como la hoja donde escribiré
como el alma de la paloma
como los sueños de los Tamayo de construir calladamente asilos

Lo bebes, piensas, creas, amas, trazas vidas posibles, construyes ciudades arco iris, descansas y así el bucle empieza nuevamente.

Los oscuros brebajes están esperando tus labios para llevarte a la perdición
a la locura perenne
y sacar brevemente la magia que existe en tus manos, en tu mirada, en tu habla, el miedo persiste, la noche llega y la oscuridad puebla todos los sentidos, el brebaje empieza a llenar de luz los corazones negros y el drenaje de las almas.

El bucle se detiene, volteas enojado, la taza de café cae en la mesa, el líquido llena de color la mesa de ocote, un colibrí gigante baja del universo a robarte esa esperanza

Los oscuros brebajes vienen de tierras humildes, de manos que las transportan hasta a tus labios morados, de procesos milenarios, viajan por territorios inhóspitos hasta la jarra de barro verde, se hace tarde y la intranquilidad consume poco a poco los nervios.

El colibrí bebe- comprendes que el oscuro brebaje es para todos, que transita invisible por toda la humanidad.

 

Odas al Oscuro Brebaje – 3-

Tú y tu oscuro brebaje
no duermes
no llegas
andas y andas como borreguito, saltando por todos los montes del universo
nadas y corres por las avenidas de latino-américa y otras estrellas
inventas nuevas formas de construir realidades
llevas al coro de chapulines ó la orquesta de chicatanas
a tú místico espacio
donde residen las posibilidades
subes las escalaras de tu especie
andas haciendo nuevas nubes

Tú y tu oscuro brebaje
te creas y te reinventas
te vas a la cama temprano en busca de respiros que ten claridad para empezar la siguiente mañana
lees y haces videos de las delicias más ricas que se encuentran en el barrio de tus límites
estás al pendiente del otro, del que le falta una pieza para poder andar, para poder viajar a mejores territorios
invitas socios
compartes tus triunfos
te detienes y vez tu obra con perspectiva « de lejitos»
te sientas en el desfiladero desde donde observas a la humanidad como pequeñas hormigas que transitan de un rincón a otro, ves como unos siguen a  uno y como algunos van construyendo su propio destino como tú: oscuro brebaje.

Tú y tu oscuro brebaje andan conmigo pa” todos lados,
en el desayuno aun costado de la papaya y cuando el té negro arriba, cuando corro por los valles de Oaxaca y cuando leo a Rudolf Steiner
cuando me siento a meditar en el lado norte del Everest
y cuando las aguas caen sobre mis hombros.

Tú y tu oscuro brebaje son la ilusión que se entreteje entre sorbos de músicos y entre acordes de baristas, estas palabras  hacen relación a cuestiones ajenas a la realidad de los habitantes de este círculo de cristal y de agua, quizás sólo tú – oscuro brebaje entenderás estás letras nimias.