Odas al Oscuro Brebaje -2-

Es tarde, ¿para quién? el café comienza a correr por todas las avenidas de tú cuerpo.

Ella llega y ordena
se sienta e inhala
el amor comienza descender por todo el espacio
la gente escribe, el oscuro brebaje los acompaña
ella espera los adjetivos necesarios que le permitan seguir caminando:
chula, hermosísima, y así hasta retomar su color habitual: el celeste celestial.

te despiertas, la vida te llega, sorbo tras sorbo empiezas a dibujar murales en la piel de los humanos que van compa-r-tiendo- contigo ceibas y tazas líquidas.

nosotros nos encontramos
una noche de verano arriba del Ecuador
mientras se escuchaban cumbias en todo el ambiente repleto de neblina
Carlos Marx llegó y te dio un beso en la mejilla, el Che Guevara ordenó café para todos o para nadie, mientras Balzac te veía a los ojos y se derretía el universo.

empiezas a correr descalzo, saltas de Júpiter hasta la vía láctea donde te subes en una avalancha, saludas a Casiopea tu amor platónico y desciendes a mis labios para llenarme de pequeños sorbos de vida rosa.

ustedes , las galaxias, las hormigas, los paseantes de este planeta, los religiosos, los changos verticales, andamos, consumimos y morimos en espera de encontrar detrás de las nubes de Oaxaca al Dios que nunca muere… yo me diluyo, mientras tanto, en las avenidas de mi cuerpo, en los granos del café.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s