con necesidad de una sandía

pequeña

jugosa

que alimente mis egos de comedor de sandías profesional (cinta -negra)

extraño tanto su jugo

y su consistencia

su facilidad

para saciar la

sed que urga en lo más profundo

de mi mente

roja , ese rojo poroso

sabroso

inquietante

que cae en las esquinas de los vasos de plástico, de 15 o de a 20.

 

Sandías perfectas de Tamayo

volúmenes sensuales

necesidades naturales

sed – es que no ceden .

 

Hoy te encontré mientras caminaba

en Alcalá de bajada

y llenaste breve-mente

mi existencia

candente y  suculenta

sandía.

Como no te voy a extrañar en las tardes que caigo enfermo

sin poder tenerte, sandía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s