las gripas inoportunas necesarias

llegan cuando menos las esperas

cuando tienes la cartera en blanco y

cuando las palomitas oscuras caen saladas en tu paladar.

Parece que vamos perdiendo rumbo y que los ladridos de los perros

no te agotan y que la cascara de los plátanos te la comes frita con tus dos millones de ilusiones.

Parece que las gripas inoportunas necesarias se

estancan cuando el camino va apareciendo en la oscuridad

y las luciérnagas te van marcando los pasos.

Parece que mi rumbo se ha perdido desde que nací.

Todo indica que necesito hablar-escribir

pero no sé cómo ni de dónde.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s