Encontrarnos en las mañanas del miércoles 

Encontrar el tiempo para encontrarnos
Y olvidar bajo la noche los créditos que le solicitamos a Júpiter
Y volar de la mano
Y vender el carro y comprar las azucenas para tejer con sus olores los caminos a Istanbul

Tomar tus ojos y nadar en ellos y soreir bajo este mundo que es diferente al que pensaron nuestros ancestros en algún momento de estupidez y construir mano a mano nuestro planeta y visitar al principito los domingos después de bailar por la vía láctea.

Si. Encontrarnos en este caos que nos envía a transitar en órbitas tan diversas que olvidamos la diversión de la cumbia mañanera.

Pensar en ti una y otra vez, en tú sonrisa que baja por las ceibas donde corro desnudo.

Encontrarnos en la marea, en la que entramos cuando navegamos a mar abierto, son los riesgos -dice el Chapulín descolorido- de imaginarnos y construir un planeta donde las luciérnagas dirigan la Filarmónica que vela tus sueños y las Jacarandas sean las damas que ordenan los gobiernos opacos y así… encontrarnos y reencontrarnos una y otra vez en la playa que hemos tejido con nuestra respiración celeste.

Si corazón. Así sea… encontrarnos y descubrirnos en las mañanas del miércoles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s