el frío no existe entre nuestros cuerpos que se encuentran en el cobijo de la luna llena.

el frío se rumorea entre tus labios
en este invierno oaxaqueño
que subyace entre la llegada de las jacarandas
y el esquivo comportamiento de la dama de las tortillas
el frío se encuentra desorbitado entre tus brazos y mi pecho
se escurre entre nosotros y las posibilidad de un texto que encuentre paz en  la inhóspita guerra que ocurre entre la sal y la pimienta por conseguir mayoría en la cámara de representantes gastronómicos
el frío no existe entre nuestros cuerpos que se encuentran en el cobijo de la luna llena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s