Me gusta como eres. Así, sin preámbulos y sin distracciones. Sin pensamientos ocultos.

Me gusta como eres. Así, sin preámbulos y sin distracciones.   Sin pensamientos ocultos.

Me gusta como eres,  por como me imaginas  en las tardes de sábado:

“escribiendo sólo en el rincón de un estudio  y pensando profundamente en cómo cambiar el mundo.”

Aunque no es así. Necesito de ti.  De tu presencia. En las mañanas y cuando oscurece.  Cuando escribo y cuando leo. Aunque no estés ahí realmente. Saberte compañera de camino me es suficiente.

Me gusta como eres. Con tus proyectos espontáneos e infinitos. Constantes y galopantes. Me gusta acompañarte en tus viajes, en la construcción de tus sueños de plata. Me gusta estar a tu lado, en tus locuras y cuando la neblina te cubre toda.

Me gusta como eres. Me gusta que pienses que nuestros mundos son diferentes. Que la literatura ocupa otro lugar en la habitación distinto a las galletas que preparas. Que los ensayos académicos no van a las velas istmeñas. Y que mis ojos siempre están observando el movimiento de las estrellas. Mientras tú estas llenando de sabor las galaxias donde transitamos.

Me gusta como eres. Con tus olvidos de pañales y de culpar al resto de la humanidad por no tener paciencia ni cariño por los otros.

Me gusta como eres. Con nuestro amor tan eterno como el sol y con la ilusión de tejer un mejor mundo, más justo y con oportunidades.

Me gusta como eres. Ayer, y quizás hoy más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s