25 minutos de poesía para cambiar el rumbo del universo, al menos el mío, el tuyo, el nuestro

25 minutos de poesía

para centrarme en el rumbo del país/ planeta / universo

para generar nuevas teorías acerca del movimiento de los girasoles.

25 minutos de poesía

de llenar el espíritu con unos buenos

tacos de esperanza con cilantro y cebolla

de beberme sorbo a sorbo

tus labios impregnados de gardenias.

25 minutos de poesía

para olvidarme que me olvidaste

para olvidarme de tus manos blancas

y de los paseos juntos cuando volábamos sobre el atlántico

25 minutos de poesía

para llenar gota a gota de ilusiones el espacio que habita tu cuerpo Afrodita

para llenar con piernas y bustos tu mundo dialéctico

para dejar que Marx y Caltzontzin se conozcan en Cambridge

y que las discusiones energéticas comiencen.

25 minutos de poesía

que se evaporan como el té negro que dejaste

a orillas de tus recuerdos más nebulosos

que huyen para dejarte con letras en la mente

25 minutos de poesía

son un oasis cuando las campañas políticas merodean en la cena y en tus ratos cuando saltas en el monte

25 minutos de poesía

para morir tranquilo y saber que todos tienen razón, que la verdad y la falsedad existen sólo para quien la pronuncia.

25 minutos de poesía

para volar por todas las nubes moradas

para bailar en el polo norte reggae

para morir tranquilo bajo la sombra de un puñado de letras  y tres lirios.

25 minutos de poesía

para cambiar el rumbo de la vida

para quemar la cicuta

para acabar con los partidos políticos

para olvidar el ayer y el futuro

para jugar lo que más te guste en el jueguito de la vida.

25 minutos de poesía

para dialogar con Whitman y con Paz

para emborracharte con el Benedetti y con Valdano

para pelarte con Goethe y con un tal Virgilio

para matarnos con las letras y revivirnos con las palabras

y ahogarnos entre puntos y comas y puntos suspensivos.

25 minutos de poesía

para enamorar tus pies de princesa

para mostrarte mis tatuajes literarios

para dejarte libre como el viento de febrero

para decirte lo que nunca pensé

para pensar lo que nunca dije

para hacer lo que siempre quise

25 minutos de poesía

para cambiar el rumbo del universo,

al menos el mío, el tuyo, el nuestro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s