A propósito de Carlos Pellicer y los recuerdos de la selva asfáltica

“Por ejemplo, cuando el poeta regresa a Villahermosa a finales de los 40 para crear un museo (el Parque Museo La Venta), se queda a vivir dentro del Museo Arqueológico de Villahermosa, en ese entonces ubicado en lo que hoy el Plaza de Armas”.

Allí, abundó, Carlos Pellicer vivía en una habitación pequeña de ese museo y una joven periodista le solicitó una entrevista, aunque el museo estaba ya cerrado.

“Cuentan que el poeta acostumbraba a andar desnudo una vez cerrado el museo, así que la joven llega y lo encuentra desnudo, y el poeta le dice: sí señorita, con gusto la atiendo, nada más deje que me ponga algo; toma sus lentes oscuros, se sienta y así le da la entrevista”.

Juente: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/01/03/ochenta-anos-de-la-vida-de-carlos-pellicer-en-casa-museo-4349.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s