retomar la vereda que dibujaste cuando los helechos jugaban con el aire

retomar la vereda
que escribiste
aquella noche
en que las constelaciones te acariciaban el pelo
y tus ojos tenían una claridad profunda.
retomar la vereda
que dibujaste cuando los helechos
jugaban con el aire
y la cabeza soñaba con azucenas gigantes galopando por los valles
de Oaxaca.
retomar la vereda
después de los viajes al este y al cempoaltepec
donde sembraste calabacitas y frijol.
retomar la vereda
enfocar las manos y los pies largos
correr por los pinos y
cenar desnudos bajo los recuerdos de un poema escrito en la juventud.
retomar la vereda
para
aclarar
          para
               medir y trastocar
para desmedir
y originar
para
morir y reír.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s