soñarte que sigues ahí esperándome aunque te maldiga pinche patria

soñarte

bañada en coca cola

con los pensamientos negros y pegostiosos

con la muerte

de Pacheco

llorando lágrimas moradas

que te sirven para pintar

mantis voladoras.

soñarte

desnuda

estudiando a Octavio Paz

a su corpus

a su vida

a sus ilusiones posmodernistas

mientras te sientas

a orillas de la cornisa

para bañar con aire

tus pies de princesa.

soñarte

que eres libre

que proteges tu petróleo

que tus pechugas de pavo

están listas para el mole y que tus fronteras

las tienes  resguardadas con tus vestidos

de tehuana.

soñarte

que tu corazón está lleno de acuarelas

pintadas por Moctezuma una noche

en que hizo el amor con la luna.

soñarte

que vives por los tuyos

que tu sangre sirve

para liberar a los millones de pobres

que tus políticos han olvidado

que tus hijos han olvidado

que tus hermanos han olvidado.

soñarte

fuerte con los ojos

de María Félix

con los puños de Pedro Infante

con la lucidez de Alfonso Reyes.

soñarte

bañada para ir al zócalo

a dominguear

con ánimos de encontrarte a Gabriel Figueroa

para que te tomé unas fotos en el valle

hay donde abundan las tunas.

soñarte

como

Velarde

Suave patria

como

Flores Magón

como

tú lo sueñas.

soñarte

en la mañana

comprando el atole

y la torta de tamal

mientras dibujas en la catedral una fiesta para la

candelaria.

soñarte

atea

difícil

con rumbo claro

imposible

morada

llena de mezcal.

soñarte

locura constante

amor de paisanos

sentimiento trémulo

bocinas que gritan: México¡ México¡ si se puede.

soñarte

campeona de la corrupción

perdedora constante de ilusiones

llano en lágrimas

laberinto de la comadrería.

soñarte

siempre desnuda frente al güero

que te conquista con sus ojos

y te olvidas de los tuyos.

soñarte

que huyes-que te vas

patria que tu tierra ya no es tuya

que tu vida te la han robado un puñado

de políticos

que te ultrajaron en el callejón de los sueños rotos

como dice un tal Sabina.

soñarte

que sigues ahí esperándome

aunque te maldiga

pinche patria

que estas sentada con tus enaguas

y con la sopa de fideo y los frijoles

de la hoya

y queso fresco

que tanto me gustan,

que llega la madrugada y sigues abrazándome

mientras mendigo por los callejones

un trago de amor.

soñarte

en la

cama para cantarme esas canciones de cuna

llenas de estrellas y luciérnagas

de cactus que se mueven por el desierto

y de montañas moradas que no cesan de mirarme.

soñarte

patria que sigues siendo mía

y que yo soy tuyo

a pesar que te venden tus piernas

tus brazos

y hasta un pedazo de tu corazón morado-oscuro.

soñarte

que eres tú

con tu maíz mil usos

con tu tierra que me llena

lentamente,

que eres tú quien me hace

respirar

con tus vientos frescos

con tus ríos fríos

con tus praderas amarillas

con tus Golfos

con tus cenotes

con tu piel llena de grandes montañas

con tu cinturón volcánico

con tus ojos verde olivo

con tu águila en el pecho

con tu sombrero mariachi

con tu obesidad que no te deja

con tus noches de parranda católica

con tus sueños de  grandeza económica

con tu champurrado de chocolate y tu pan de yema

con tu odio al vecino y tu amor por revivir la historia.

Soñarte

Amarte

Como no

Lo voy a hacer

Querida (y pinche) patria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s