Francisco Toledo se desvincula del museo que fundó (MACO)

A raíz del desencuentro con la asociación encargada de laadministración del recinto, el pintor oaxaqueño deja muy claro: “Si había algo, se acabó”

 

POR:   MILENIO 

 sábado, 07 de diciembre del 2013

  • Foto: Vanguardia/Archivo
 

Oaxaca. El jueves por la mañana el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) dirigió una carta a Francisco Toledo, la que hizo pública: “Vemos con pesar la manera tan arbitraria como cuestionas nuestrodesempeño en el cuidado del MACO y nos resultan por demás extrañas tus aseveraciones con respecto al estado actual del museo por carecer de la información suficiente para emitir tales juicios”. Ante la cancelación de los proyectos que el fundador del sitio tenía con el museo, le solicitaron reconsiderar su decisión, a lo que el artista, en entrevista con MILENIO, respondió: “No me echo para atrás. Ya todo está cancelado. Ya dije lo que tenía que decir y todo se acabó”.

La carta, sin firma y redactada en plural, fue remitida a distintos medios de comunicación, y señalaba, además, que el modelo de administración del MACO es “poco común” y distinto al de otros museos públicos y privados, principalmente porque “la asociación Amigos del MACO no es un coadyuvante, sino responsable directo del desarrollo del museo”, y especifica que las funciones principales de dicha asociación son “tramitar y vigilar los recursos que ingresan al mismo, contratar al personal que labora y con libertad de decisión participar de manera conjunta con curadores, críticos de arte, museógrafos, consejo técnico y dirección del museo en la elaboración de su programa bianual de exposiciones”. Por lo que, continúa, “nos resulta incomprensible que solicites al gobierno estatal su intervención en la vida interna del MACO, que es lo que pondría en riesgo el tipo de museo que hemos construido”.

En conversación vía telefónica, Toledo dijo estar “cansado” de la situación, y consideró “el asunto” como “concluido”. “Dejo esto en manos de las autoridades para que hagan lo que tengan que hacer, o para que no hagan nada, como siempre acostumbran”.

Durante los próximos meses, debido al aniversario 25 del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el MACO había programado dos exposiciones, una de autorretratos de Toledo y otra colectiva, que fueron canceladas por el pintor, quien dijo: “Ni siquiera sé quién está ocupándose de eso. No hay un equipo profesional que se encargue. Ya todo está cancelado y no me echo para atrás”.

Uno de los párrafos de la carta en cuestión argumenta que “es injusto para el MACO, dado el nivel de reconocimiento que posee, que el gobierno del Estado de Oaxaca canalice los recursos en montos muy superiores a otras organizaciones que promueven eventos culturales o tienen una actividad en pro de la cultura”, y recomienda a Toledo: “Desearíamos verte criticando y pidiendo orden de manera decidida a estas formas desproporcionadas del gobierno para asignar los recursos a otras instituciones culturales.”

“Ellos no deben decirme cómo debo actuar yo —aseveró Toledo en respuesta—. Yo me he pasado la vida criticando al gobierno, y no porque ellos (los redactores) hayan tenido la iniciativa o

me hayan dicho algo. Si ellos quieren criticar algo, que critiquen. Toda esta crítica sobre la desproporción de los gastos, pues yo qué se, que la hagan ellos. Me cansa ese problema. Me aburren. No me sentaría a discutir con nadie de ellos sobre esto. Ya no me quiero meter en su modo de ser. Ya no me meto con ellos. Si había algo, se acabó. Ya.”

EL ORIGEN

La creación de un museo que allegara a Oaxaca exposiciones de artistas y obras de arte contemporáneo de reconocida calidad internacional fue un deseo patente en los pintores oaxaqueños desde Rufino Tamayo, con quien Toledo tuvo amistad. Fue el juchiteco quien, a partir de su regreso a México de Europa, tras viajar y exponer su trabajo en Nueva York (1977 y 1981) y de su participación en la constitución del primer ayuntamiento de izquierda en el país (en Juchitán en 1981), junto a pintores oaxaqueños como Rubén Leyva y Luis Zárate —quienes actualmente forman parte de la directiva de la asociación Amigo del MACO— fundó el MACO en 1992.

El MACO ha mostrado exposiciones individuales de Rufino Tamayo, Mona Hatoum, Frederic Amat y el propio Toledo entre otros artistas, y ha alojado obras de Chantal Akerman, Sophie Calle, Marina Abramovic, Carlos Amorales, Gabriel Orozco, Francis Alÿs, William Kentridge y Francis Bacon, por mencionar solo algunos. m

DÍAS DE ROMPIMIENTO

20 de noviembre. Rubén Leyva, Luis Zárate y José Villalobo, pintores y miembros de la asociación Amigos del MACO realizan una conferencia de prensa en la cual advierten que el museo podría cerrar debido al retraso de 11 meses que el gobierno de Oaxaca tiene con el recinto, según el convenio vigente. Dan a conocer que esa misma mañana el estado puso a su disposición dos millones de pesos.

21 de noviembre. Francisco Toledo, fundador del MACO, solicita que se realice una auditoría al museo.

25 de noviembre. El titular de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Francisco Martínez Neri, dice que aumentará el presupuesto al MACO y que esta institución debe ser auditada.

5 de diciembre. El MACO replica a Toledo a partir de una carta pública. Toledo responde y rompe con el museo.

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/franciscotoledosedesvinculadelmuseoquefundo-1898318.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s