Homenajearán a Alejandro Santiago con doble exposición

Carina Pérez García
13/09/2013
0Comentarios

Fernando Gálvez de Aguinaga, curador y director del Espacio Escultórico La Telaraña, informó que este 14 de septiembre homenajarán al artista Alejandro Santiago con una doble exposición, la primera titulada “Fundición, bronces y acechos” que será inaugurada en La Telaraña, hoy a mediodía; “Pinturas Gráficas y Dibujos” de la Colección familiar, será exhibida, hoy, a partir de las 19:30 en la Galería Alejandro Santiago, espacio sito en el Centro Histórico.

Gálvez recuerda, en su texto, que Alejandro Santiago fue un niño zapoteca que nació en Teococuilco, allá en lo alto de la sierra Juárez. Su infancia temprana transcurrió entre el bosque y las montañas, solía recorrer la serranía con su abuelita, la curandera de la barranca, quien vivía en una cueva en una hondonada  de la tierra. Con ella aprendió a elegir las plantas para sanar las enfermedades del cuerpo y de la mente, con ella quemó copal y la vio amarrar hombres fuertes a un árbol y azotarlos con varas espinosas mezcladas con hierbas para sacarlos de un trance o una enfermedad mortal.

Afirma que aprendió tanto que luego la abuela lo mandaba solo a que trajera los atados de remedios y ella lo esperaba entre neblinas de copal e incienso, preparándose para curar. Sus primeros maestros de arte fueron el monte y su abuelita, ahí aprendió de formas y colores, se tenía que fijar muy bien, para no confundir las flores, las hojas, las raíces, los hongos que usaba la abuelita en sus remedios, no había  margen para equivocarse porque si no podía matar a alguien o volverlo loco.

La imaginación de Alejandro nunca se desprendió de ese mundo y ya siendo artista, siguió en varias épocas de su carrera, usando las fibras naturales, para hacer atados y texturas entre las cuatro esquinas del cuadro, o también, en otras obras los personajes parecían surgir de un estallido de color, de una bruma de tintas surgía una cara, como los enfermos y su abuela entre las humaredas y vapores de hierbas cociéndose en agua y copales y estufas de leña. El primer museo que Alejandro tuvo al alcance, fue portátil y eran las cajetillas de cerillos que su usaban por decenas en las ceremonias de la abuela y que el coleccionaba con paisajes clásicos e impresionistas.  Ya a los 11 años Alejandro se hizo migrante de su pueblo a la capital del estado y estudió en la ciudad de Oaxaca la secundaria en el CEDART, colegio donde se hizo realmente artista, terminando de pulirse en el par de años que pasó  en el Taller Rufino Tamayo bajo la tutoría de Roberto Doniz.

Alejandro fue siempre un expresionista nato, tenía una energía indomable que lo llevaba a atacar el lienzo, el barro o el papel con una determinación y una fuerza que convertía la obra en una escandalosa agitación más que en una pieza de arte quieta y muda. Cuando estaba trabajando obras de formatos mayores, lejos de tirarse a descansar, se sentaba mejor frente a un tambor, con un jirón de tela atado circundando su cabeza y sujetándole el cabello, sin camisa y sin parar de golpear el cuero tenso del instrumento de percusión, como un gran chamán, hasta de pronto brincar y atacar la inmensa tela con grandes trazos de pintura, hechos con sus larguísimos pinceles o brochas que el mismo fabricaba con estopa y carrizos.  Cuando fue el levantamiento popular la APPO en 2006, mandó a hacer ocho bastidores con las medidas exactas del Guernica de Picasso, y pintó el dolor y la rebeldía del pueblo ante el poder autoritario.

Para Fernando Gálvez, quien trabajó los últimos años al lado del fallecido pintor, Alejandro siempre estuvo preocupado por las problemáticas sociales, por eso cuando vio su pueblo semivacío por la cantidad de personas que se habían ido a buscar trabajo a los Estados Unidos, se abocó a sustituir a los 2500 migrantes de su comunidad con esculturas de cerámica en alta temperatura tamaño casi natural y se agregó a sí mismo, desarrollando uno de los conjuntos escultóricos más impresionantes que se hayan hecho en el arte mexicano.  Durante siete años, Alejandro Santiago, su familia y un conjunto de jóvenes que empleó para que no se fueran al otro lado, levantaron el proyecto en cerámica que habría de presentarse en el Forum Universal de las Culturas en Monterrey en el año 2006. Para desarrollar el proyecto primero contrató un pollero y se fue de ilegal, y anduvo peregrinando por los Estados Unidos, acompañado gran parte del tiempo por su hijo Lucio,  conversando con paisanos ilegales que trabajaban en el campo, las fábricas, las cocinas de los restaurantes, los baños de los hoteles y en todos los oficios que se pueda uno imaginar. Platicó también con Organizaciones no Gubernamentales y con líderes sociales y artistas chicanos y, aprendió tanto de México allá, como había aprendido antes en los pueblos y los mercados de nuestra tierra. Todas esas experiencias se metieron a las esculturas, todos esos personajes quedaron desnudos en la obra de Alejandro, pues lo único real que tenían era su propio ser, su cuerpo, sus brazos, sus manos trabajadoras, los colores de su imaginación y su esperanza. 2501 migrantes fue la exposición más celebrada por el pueblo durante el Forum Universal de las Culturas, la visitaron hasta veinticinco mil personas en un día, siendo cientos de miles los que la vieron, los que entendieron su marcha multitudinaria como un espejo de este México que tiene más de 25 millones de personas de origen nacional viviendo en Norte América.  Fue tanto el éxito que le brindó esta serie escultórica, que Alejandro construyó por ello en Oaxaca EL Espacio Escultórico La Telaraña, un lugar para exposiciones de escultura y que ya ha mostrado a muchos artistas importantes del género como Helen Escobedo, Hersúa, Yázpik, Toledo, Jorgen Haugen Sorensen, Adán Paredes, Cisco Jímenez, Xavery Wolsky, etcétera. Esta es la primera vez que una muestra individual de Alejandro se presenta en el espacio que impulsó.

+DE: Alejandro Santiago

Alejandro fue un raro, un cometa manchado de mil colores que fue salpicando lienzo tras lienzo, papel tras papel, con el afán de compartir, de hacernos anfitriones de su imaginario. En su rancho de Suchilquitongo estaba  por terminar de construir unas residencias artísticas, un taller de fundición y uno de fundición en plata, para sumarlos al de cerámica y al de gráfica que lleva su hijo Lucio y cerrar así  el círculo de producción y difusión artística que como un abrazo creativo quería dejar para los artistas de Oaxaca, México y el mundo.  Era un hombre que podía desayunar con un político poderoso o con el arquitecto Pedro Ramírez Vásquez y luego pasar todo el día platicando con un cargador de la central de abastos, un “diablero” para que le enseñara cómo hacía sus nudos para amarrar la carga o sus amigos fundidores de la colonia Guerrero, los Ochoa.  De las platicas con los cargadores surgió su proyecto El Golpe que quedó inconcluso, 380 esculturas dedicados al eslabón más bajo del mercado, el hombre que lleva el diablito. Así también quedó en proceso El Sonar, una campana escultórica por cada pueblo antiguo y por cada etnia viva de México, una campana porque cada etnia es un sonido, una lengua y una cosmovisión sonora. Alejandro es la campana que murió en pleno lunes del cerro, como le hubiese gustado, en mitad de la fiesta más llena de cohetes y mezcal, Alejandro murió pero la campana de su arte sigue repicando, su fallecimiento fue noticia en todo el mundo, llegaban por correo electrónico los diarios, las noticias de que murió el artista de los migrantes, de España a Canadá, de Holanda a Pakistán, de Argentina a Estados Unidos, pero yo no le creía nadie, la muerte de Alejandro es otra de sus mentiras geniales, de sus mitos enmezcalados, Alejandro vive, yo lo veo respirando en sus cuadros y esculturas.

Fernando Gálvez

¿Cuándo y dónde?

Fundición, bronces y acechos, en La Telaraña, sábado 14 de septiembre, 12 horas, Venustiano Carranza, 214, colonia Alemán.

Pinturas Gráficas y Dibujos (Colección familiar) en la Galería Alejandro Santiago, sábado 14 de septiembre, sita en Avenida Juárez 500, esquina Constitución, en el Centro Histórico, 19:30 horas.

http://www.noticiasnet.mx/portal/oaxaca/170448-homenajearan-alejandro-santiago-doble-exposicion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s