el infierno está aquí, ahora, frente a nuestros ojos…

Un llamado de atención, ahora que ocurrió en Villahermosa el abuso de una autoridad  sobre un indefenso niño tzotzil muchos cuestionamientos aparecieron por todos lados  y llamados al castigo inmediato de estos patanes.

Se grabó el incidente afortunadamente,pero cuántos casos más sucederán así. En el  zócalo de Oaxaca, como muchos otros lugares se encuentran llenos de niños, jóvenes, mujeres y hombres que son llamados “camellos”.
Cargan a cuestas infinidad de pequeñas golosinas y cigarros que venden por todos lados. Las mujeres cargan sus humildes hupiles y una falda, los hombres sus huaraches y pantalones sencillos y camisa humilde vaquera de cuadritos, algunos con gorra.
La espalda encorvada carga con toda la tiendita. En su pecho está la vitrina, los transeúntes escogen el dulce de su preferencia o el tabaco. La pregunta es cuántos de estos niños no han sido abusados en las calles de Oaxaca u otras ciudades como en Villahermosa. Cuántas mujeres y hombres no han sido maltratados. Los camellos andan con la cabeza gacha, se oye su tzotzil apenas, ofrecen dulces esperando completar para comer algo, están aquí en el ahora viviendo en el infierno de los abusos, de la pobreza… hay mucho por hacer, mientras tanto a denunciar y a proponer nuevas formas para sacar de este infierno a tantas niñas y niños tzotziles, y también a sus pobres padres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s