el agua perdida y la señora sandía

el agua está quieta

en algún lugar
pero no es en el vaso
que vive frente a mi
sobre la mesa.
se ha escapado
y ha dejado
una resequedad
profunda.
el deseo de agua
inunda
cada célula del cuerpo.
la muerte
se acerca
y el
agua
se acaba,
el calor
del verano asiste cada contexto
en que deambula
el cuerpo.
se desviela
el hombre
como
el automóvil
cuando
le falta
su vital líquido,
el aceite.
dónde te has metido
agua,
¿estás jugando
conmigo
acaso?.
todo está cerrado
y el río atoyac
esta seco y
sucio.
de pronto
llega
una amiga
vestida de
verde
muy sensual
con ropa interior roja
con
botones
negros
que ofrece
saciar mi sed.
acabo la noche y
acabo con ella,
la señora sandía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s