ensayos de la mediocridad, las escuelas

Una escuela mediocre  es aquella donde las metas están orientadas a que sus alumnos retrocedan y que por ende su labor no  tenga trascendencia ni en los social ni en lo individual. Esto se logra de una manera compleja, al capacitar a sus profesores para que no tengan planes de estudio en sus manos y con esto asegurar que la libertad de cátedra sea la excusa perfecta para desorientar a los estudiantes. Con esto se logra otro objetivo dentro de la escuela mediocre:  que día con día, semestre con semestre la falta de rumbo sea la que determine  la confusión total hasta de los propios catedráticos.

Otro punto fundamental es bajar los niveles académicos esto con la firme intención de que los egresados no puedan tener oportunidades en el difícil mercado laboral donde todos los otros llegan con más y mejores herramientas.

Dentro de una escuela mediocre es importante tener un cuerpo administrativo que se encargue de desmotivar a los estudiantes, verbigracia prometiendo becas y por supuesto asegurarse de no entregarlas. Bueno,  sólo a aquellos que comulguen con estas directrices y-o: sean familiares o amigos  de los directivos o tengan vínculos con líderes sindicales.

Una escuela mediocre promociona en todos sus sentidos que los alumnos tengan el menor conocimiento posible, por esto buscan siempre alargar los procesos de tesis, comentando que no pueden atenderlos. El objetivo de todo esto es que en el futuro próximo no les quiten sus puesto ( a los catedráticos). Una máxima es que los asesores de tesis les roben sus investigaciones a los tesistas esto con para que el asesor siga cobrando más. 

Dentro de esta escuela los profesores-alumnos que cuestionan al sistema, a los consejos técnicos-universitarios, a los órganos administrativos, inmediatamente son asediados por un grupo élite directivo que los amenaza y ahuyenta inmediatamente. La paranoia es un elemento fundamental dentro del ambiente de la escuela mediocre, esto ayuda a despedir masivamente a todos aquellos sospechosos que hagan preguntas incómodas o que se atrevan a cuestionar los planes de trabajo.

En las escuelas mediocres la enseñanza gira en torno al soborno y a la manipulación de alumnos y catedráticos en beneficio del grupo de poder representativo de la mediocridad. La academia y la cátedra es lo de menos, lo determinante es la política y el asegurarse de  que  los estudiantes no aprendan pero si que voten ciegamente por el candidato más mediocre, más representativo de esta corriente pedagógica tan fundamental en las naciones con altos índices de mediocridad.

La escuela mediocre se ha vuelto representativa como una corriente que fortalece la mediocridad nacional, la cual por cierto va en aumento, lo cual llena de orgullo al copetón presidente. La escuela mediocre es la corriente pedagógica más importante dentro del Plan  Nacional de Desarrollo, ya que por medio de ella se logra que los alumnos no cuestionen y no critiquen a su contexto, la medalla de honor se la lleva la escuela que logre que los alumnos no sean auto-críticos, creativos, rebeldes, elementos pues ideales para un estado mediocre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s