a veces hace falta escucharse…

a veces hace falta

escucharse, de hecho.
a veces hace falta
olvidarse de las religiones,
de la política, de la educación
y escucharse.
a veces hace falta
no seguir a los demás, no
ver la tele, no leer los diarios,
no seguir la rutina,
y escucharse.
a veces hace falta
dejar esas voces de miedo,
esos complejos de inferioridad,
y escucharse.
a veces hace falta
no creer, sino escucharse.
a veces hace falta
oírse:
los latidos del corazón, los sentimientos obscuros, las sensaciones placenteras, las ideas geniales.
a veces hace falta
recordarse que el mundo interior es magnífico, que no tiene límites, que podemos construir estados, religiones, mundos, universos
y sobre todo nuestro rumbos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s