luna

no llegaste,

te esperé toda la noche.
las gotas no cesaron
y tú nunca te apareciste.
te busqué en el parque
y en la azotea,
te busque en sus ojos
y detrás de la catedral.
no te encontré por ningún lugar.
el cielo y sus gotas y esas mujeres blancas escurridzas
que usaron vestidos obscuros no dejaron que te encontrará.
supe que llegaste, después,  era tarde ya alguien más había robado mi alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s