El Taller Arte Papel Oaxaca creado por Toledo persiste en cuidar el medio ambiente

Foto

Papalotes de Francisco Toledo elaborados con papel, cuyo proceso de producción natural y artesanal se realiza en el taller fundado en 1997Foto Jorge A. Pérez Alfonso
Jorge A. Pérez Alfonso
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 23 de abril de 2013, p. 6

San Agustín Etla, Oax., 22 de abril.

Por iniciativa del pintor Francisco Toledo y del Centro de Papel Arte Finlandia, en 1997 fue creado el Taller Arte Papel Oaxaca, en el cual ese insumo se elabora de manera artesanal mediante procesos que son amigables con el medio ambiente, pues se utilizan materiales naturales, como corteza de árbol, ramas, algodón, fibras y pigmentos.

La idea de crear este espacio, el cual fue comprado por el artista a la Comisión Federal de Electricidad, fue elaborar papel para utilizarlo en obras de arte.

Luego del rescate de ese predio las escrituras públicas fueron devueltas al pueblo de San Agustín Etla, municipio ubicado a unos 18 kilómetros de la capital de Oaxaca.

Sin embargo, en la actualidad ese papel artesanal se utiliza para hacer papalotes, libretas y joyería, entre otros objetos cuyo límite es la imaginación de quien lo manipule.

Por preservar la naturaleza

Este 22 de abril se conmemora el Día Internacional de la Madre Tierra y esta es una fábrica que busca cuidar el ambiente, aseguró el encargado del área de producción, Enrique Ramírez Castellanos, quien es originario de esta población perteneciente al valle eteco. “Desde que el maestro Toledo inició con el taller nos dijo que la idea era cuidar los recursos de San Agustín; por eso no se usan materiales sintéticos y todo es aprovechado, incluso el agua que se utiliza regresa al río sin ningún tóxico; además, sólo usamos las cortezas de los árboles que se regeneran con rapidez.

Todo este proceso es natural y, lo más importante, no dañamos al medio ambiente, utilizamos algodón blanco, algodón coyuche, pochote; en el caso de las cortezas se puede usar prácticamente cualquiera, aquí utilizamos majagua, chichicaxtle y en el caso de desperdicios usamos ixtle y bagazo, que son los desperdicios del tequila y mezcal señaló.

Ramírez Castellanos agregó que tras el proceso de fermentación, la fibra pasa por el área de producción, donde mediante unos molinos se convierte en pasta, para posteriormente comenzar la transformación en hojas de papel con un bastidor, tras lo cual viene el proceso de prensado para quitar el exceso de agua y finalmente pasar al secado de los pliegos, de los cuales dependiendo el material y grosor puede tardar de uno a 15 días.

El más sencillo, destacó Enrique Ramírez, es el algodón blanco, del cual en un solo día pueden llegar a elaborarse hasta mil 500 pliegos delgados, mientras el lino, el cual requiere de secado bajo la sombra y una gran humedad en el ambiente –por lo cual sólo se realiza en época de lluvias– puede tomar hasta un mes en secarse un solo pliego, a pesar de que es una hoja muy delgada.

Lamentablemente, dijo, la demanda de este papel artesanal no es muy amplia. Los principales compradores llegan a ser artistas locales y nacionales, así como la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, mientras del gobierno del estado de Oaxaca es mínimo el material que adquieren, pese a que es un taller que procura por preservar el medio ambiente.

Tras la producción, pasa al área de diseño, utilizando para los papalotes las obras de diversos artistas locales, irlandeses y franceses, siendo los principales los creados por el Francisco Toledo –creador de este espacio–, indicó Norberto Navarro, asistente de esta área.

Del maestro Toledo tenemos calaveras, peces, caballos, venados, casi él se guía más por los peces o las ranas; trabajamos más de él que de los otros maestros, explica.

Sin embargo, dijo, existe la apertura para que si algún otro artista u otra persona desea hacer su propio diseño acuda al taller, afirmó.

Nuestras pinturas son naturales, el maestro Toledo así lo implementó; el proyecto consiste en crear un espacio libre de contaminantes en el que trabajáramos personas de la comunidad.

Un grupo de mujeres son las que dan forma y color a los papeles, al crear la joyería con ese material en vistosos colores: verde turquesa, violeta y fucsia.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/04/23/cultura/a06n1cul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s