Encontré tus labios turquesa en el Sahara, al amanecer.

amanecí viendo a los 

dioses despertar

y sentí

que es posible

la existencia

de islas oníricas

como las que soñamos

en la hamaca verde tehuana.

 

amanecí lleno de sudores

por los presagios

que inundaron

todo mi cuerpo

hasta

la célula más recóndita

y presentí

que las escabrosas

y libertadoras

decisiones

tomadas por Bolívar

y Zapata

cayeron

en tierras fértiles.

 

amanecí escuchando

los violonchelos

de Haggard y el corazón temeroso

se llenó

de una furia

púrpura

que

acabó

lentamente,

instante

tras instante

con las

traiciones.

 

los caballos

pura

sangre van combatiendo

los temores del Sahara.

 

amanecí empapado

de innumerables

victorias

e infinitas

derrotas,

todo sudaba

hasta el alma

y de pronto

llegaste

con tu brisa

de mar

caribeño

y

refrescaste

una

a una

mis neuronas

mis pensamientos.

 

Encontré tus labios

turquesa en el

Sahara, al amanecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s